Contáctanos: (+57) 3155685753 Escríbenos: isaiscolombia@gmail.com

Iniciativa Minga por la Paz de Nariño

"De las resistencias de la guerra a las re-existencias comunitarias."
minga por la paz proyecto colombia
Donate Now

Desde el mes de marzo del año 2012, varias organizaciones sociales de Nariño, líderes regionales, algunas alcaldías municipales y experiencias locales exitosas de paz, se convocaron para construir un marco regional de paz. Dicho marco tiene como objetivo estratégico avanzar en la “Minga por la paz de Nariño”. El proceso plantea la activa participación comunitaria y de la sociedad civil, en un posible acuerdo de negociación entre el gobierno nacional y las guerrillas de las FARC y ELN. La guerra no únicamente es la terminación del conflicto armado, sino también la terminación de la injusticia social. Así como también la exclusión económica y política, además de la falta de oportunidades.

Entre los avances del proceso regional de paz de la Minga, a lo largo de estos meses de trabajo y pausa, están los que tiene que ver con la propuesta de cómo abordar el tema de la paz en Nariño. Se ha propuesto que las intenciones de concordia de los grupos armados ilegales con el Departamento tienen que basarse en hechos reales. Por ello le han solicitado a las guerrillas del ELN y las FARC que ofrezcan al pueblo del sur, gestos humanitarios. En ese sentido se propone el desminado humanitario territorial escalonado, en donde se limpie de minas antipersonal para que nunca más se vuelva a instalar un artefacto explosivo

Minga por la paz duradera de Santacruz – 9 abril 2015

Con la voz de más de cuarenta organizaciones sociales integrantes de la Minga. Además con el liderazgo del señor alcalde de Santacruz y de los gobernadores indígenas del Sande, Guachavés, Planadas Telembí y la Montaña de Samaniego, se ha enviado una carta a las guerrillas de las FARC y el ELN. En la misiva se solicita un gesto real de paz a través de la puesta en práctica de un desminado humanitario para algunas veredas del municipio de Santacruz Guachavés, especialmente en el resguardo del Sande y Samaniego.

También solicitan respuestas a las solicitudes humanitarias. Las cuales tiene que ver con la restitución de tierras, retorno de desterrados, esclarecimiento de información sobre víctimas del conflicto armado, el retorno a sus hogares de los niños y niñas que hacen parte de las filas insurgentes. De igual manera solicitan del Gobierno Nacional y Departamental sus gestiones administrativas y políticas para que se haga efectivo el mandato de vincular los proyectos estratégicos del territorio en la agenda y plan estratégico de paz 2015-2034. Así como la creación de un fondo para la paz duradera del centro occidente de Nariño. Fondo que financie todos los proyectos en el posacuerdo o posconflicto.

En cuanto al desarrollo institucional, solicitan el fortalecimiento integral de la propuesta Minga por la paz de Nariño. Ademas se pide el acompañamiento del Estado y Organismos Internacionales (PNUD, Llamamiento de Ginebra, Oficina Derechos Humanos de ONU a la propuesta de desminado humanitario. Consideran que la solicitud se enmarca en un proceso a desarrollarse por etapas dentro del Estado Social de Derecho y en las formas de construcción de paz que se han realizado en el país.

Propuesta desminado humanitario del Sande

¿Constituye la experiencia de construcción territorial de paz Minga por la Paz de Nariño, un modelo de re-existencia comunitaria para abordar la gestión de conflictos y los posacuerdos para la terminación del conflicto armado con las FARC y el ELN?

La relación existente entre los posacuerdos y la construcción local de paz, desde una visión alternativa al desarrollo moderno, como el Buen Vivir y el concepto de interculturalidad son elementos vitales para fortalecer las re-existencias comunitarias. En primer lugar las que resistieron el conflicto armado y sus fracturas del tejido social por más de cincuenta años, como lo son varias comunidades en el departamento de Nariño.

En el departamento cuna del pintor Jairo Buesaquillo, varias organizaciones de derechos humanos, organizaciones comunitarias, campesinas, étnicas, organizaciones no gubernamentales, organizadas en la Minga por la Paz de Nariño, creada en febrero de 2012, han emprendido iniciativas locales y regionales de construcción territorial de paz. Esto hace más de 20 años. Partiendo de sus propios esfuerzos, de sus maneras de ver la vida y de afrontar una realidad de violencia, se han arriesgado a proponer soluciones alternativas y diferentes. Esta lucha para lograr mitigar o reducir los niveles de criminalidad, las formas de victimización y parte del conflicto integral. Siempre proponiendo el sueño de otro mundo posible con la construcción de otra forma de vivir la vida, la comunidad y la sociedad. Es la apuesta a otro modelo de gobierno, otra economía y una mejor sociedad.

Pacto local de paz de Samaniego 2004-2007

En total el sistema de naciones unidas en Nariño ha identificado y sistematizado más de 100 iniciativas de construcción territorial de paz. En aquellos pactos y experiencias exitosas de paz, se puede observar con claridad diversas re-existencias sociales ante el conflicto armado y otros conflictos. Los que necesitan ser estudiados para evidenciar su aporte a la construcción de los posacuerdos y la gestión o tramite de múltiples conflictos.

Entre aquellas iniciativas subyacen expresiones conscientes o inconscientes del Buen Vivir. Significa según nuestros hermanos ecuatorianos la satisfacción de las necesidades, la consecución de una calidad de vida y muerte digna, el amar y ser amado. También el florecimiento saludable de todos y todas, en paz y armonía con la naturaleza y la prolongación indefinida de las culturas humanas. Supone tener tiempo libre para la contemplación y la emancipación.