Contáctanos: (+57) 3155685753 Escríbenos: isaiscolombia@gmail.com

SEMILLEROS DEL PACTO LOCAL DE PAZ

Consolidar el programa de diplomados/escuelas/semilleros del pacto para transformación de conflictos, epistemologías y productividad
SEMILLEROS DEL PACTO LOCAL DE PAZ

SEMILLEROS DEL PACTO LOCAL DE PAZ

A la Comisión Departamental de Paz y a la comunidad de Samaniego, la propuesta para los posacuerdos se centra en: 1. Impulsar desminados/gestos humanitarios, 2. Gestionar proyectos estratégicos de desarrollo territorial, 3. Acompañar a las víctimas en procesos de reparación, 4. Consolidar el programa de diplomados/escuelas/semilleros del pacto para transformación de conflictos, epistemologías y productividad y 5. Acompañar procesos autónomos (justicia indígena, conciliación, economías propias).

Las escuelas de liderazgo implementadas y aprendidas en 30 años, servirían desde 2008 hasta una etapa futura, para robustecer dos caminos. Entre ellos el del fortalecimiento del tercer sector. Como lo representa el Instituto Sur ISAIS fundado en el año 2003. Por otra parte para consolidar la entrada al sistema de cooperación internacional. Desde estos caminos seguiremos como ISAIS aportando a la construcción social de paz y validando la estrategia referenciada en los libros “centro de pensamiento sur” y “pervivientes del sendero”. Últimamente enfocado especialmente para construir el espacio educativo para la paz y el buen vivir.

Repasando la construcción local de paz, desde 1982 Efer Arocha y Ulises Casas, expresaban que el ideal de justicia social, junto al romanticismo del Che Guevara en su edificación del hombre nuevo. Ello debería ser un pacto y misión permanente de vida. En 1987 otros intelectuales opinaban que la mixtura de todas las lecturas de lucha por la paz integral con la realidad social, campesina y cívica, daba las mejores luces. Todo ello para entender que la plataforma de transformación del poder y la sociedad, era mucho más grande que la bella utopía. Más tarde en 1989 al igual que el cura Camilo Torres, algunos pensaron que el poder por la fuerza podría ser una alternativa. Sin embargo la represión y la guerra pudieron más que el romanticismo; muchos ya no podrán contar su propia historia.

En los noventas, la Perestroika soviética, la caída del muro de Berlín, la división de Yugoeslavia y Checoslovaquia, eran solo algunas muestras de que el socialismo marxista había caído. El sismo rojo recorrió como un tsunami por todo el mundo. Muchos empezaron a construir plataformas alternativas, protagonizando lo social con el acceso al poder vía elecciones. En 1992 se accede por primera vez al Concejo Municipal, se repite en 1994 con tres progresistas. En 1996 se trabaja conjuntamente en el Movimiento de Integración Regional MIR. Y en 1997 se recogen las experiencias en el libro “diez años de lucha social en Samaniego”, que hoy sigue siendo referente conceptual del abordaje de la construcción local de paz.

La primera década del siglo XXI permite el acceso al poder local en 2004, luego de una derrota electoral en el 2000 referenciada en “cosecharas buenos frutos”. Luego, pasando en el intermedio por la escuela participativa de Pasto escrita en “de la minka al cabildo”. Se tenía claro la implementación del modelo de gobierno local alternativo “árbol de la waycosidad”. El que entre otras cosas combinó el pacto local de paz/desminado humanitario, el presupuesto participativo, la educación técnica/universitaria, el modelo neurolingüístico “proyecto naranja”. También el modelo incluyó la rendición publica de cuentas, el programa productivo “hecho en Samaniego”, el rescate de los recursos naturales en el programa “viva el verde de todos los colores” y el empoderamiento del programa “somos paisaje, música y cultura”.

Leave a Reply